CARIDAD

Como dice el Sr. Obispo “la acción socio-caritativa fue elemento constitutivo de muchísimas Hermandades y Cofradías. Hasta el punto de convertirse en su raíz y en su razón de ser. Nacían para ejercer la caridad y la solidaridad entre sus miembros, y todo lo orientaban a ese fin (…) Por eso, el Papa Benedicto XVI las ha definido como «un conjunto de hermanos que, queriendo vivir el Evangelio con la certeza de ser parte viva de la Iglesia, se proponen poner en práctica el mandamiento del amor, que impulsa a abrir el corazón a los demás, de modo especial a quienes se encuentran en dificultades»”

La Hermandad no es ajena a ello y de esta forma la regla no 2 establece como uno de los fines de la Hermandad, el ejercicio de la Caridad, uniéndonos a la Caridad de Cristo hacia nuestros hermanos.

La Comisión Organizadora del IV Centenario entiende que éste aspecto ha de ser línea principal en el conjunto de actos programados, a cuya sufragación van a destinarse las más importantes fuentes de financiación, pero superando incluso los actos concretos, ha de ser una fuente inspiradora de toda la actividad de la Cofradía, más allá incluso, de la conmemoración de la efeméride.

La línea de actuación en este sentido han de aprovechar por lo tanto, para su mayor eficacia los cauces eclesiales existentes, que tantos frutos de justicia generan en nuestra sociedad, y por tanto la obra social del IV Centenario se va a desarrollar en base a tres pilares:

  • Colaboración con la Casa de Jericó de Cáritas Diocesana.

  • Colaboración con las Hermanas de la Cruz.

  • Colaboración mediante el sostenimiento de becas para los seminaristas del Seminario Diocesano.

  • Creación de un Proyecto Permanente de Obra Social.