CULTO

Nos lo indicaba el Señor Obispo en su Carta Pastoral a las Hermandades y Cofradías en el pasado año 2012: “Para nosotros, la esencia de la fe es la relación personal con Jesucristo. (….) La oración es absolutamente necesaria en la vida del creyente. No es posible un creyente sin el trato íntimo y continuado, diario, con Jesucristo. En la oración, se le conoce y se le ama, en ella se aprende a imitarle, desde ella se le transmite. Esta experiencia de encuentro y de seguimiento de Jesucristo se renueva y fortalece en la celebración sacramental, donde el Señor Jesús se hace salvadoramente presente, hoy, para nosotros.”

Nos lo indica también nuestra Regla no 2 “Esta Hermandad se constituye como asociación voluntaria y pública de fieles, expresión de la Comunión Eclesial, que se unen para ayudarse a vivir más intensamente su fe cristiana, para (en coordinación con la actividad pastoral que la Iglesia tiene establecida) potenciar la actividad apostólica que dimana de la misma fe, así como para fomentar:

– Venerar y dar culto al Stmo. Cristo de la Piedad, venerado en la S. I. P. B. Catedral en su capilla Penitencial, y así acentuar el espíritu de penitencia para identificarse con el mismo Cristo.

Por ello, e intentando dar respuesta a la exhortación episcopal de dicho documento “Si no vivís desde la experiencia del encuentro con el Señor Resucitado, todo lo demás, será sólo aproximación, cuando no deformación de vuestra condición de miembros de asociaciones de fieles cristianos.”, los actos de culto que se pretenden realizar son los siguientes: