Descargar PDF

¿Necesitas un documento sobre la historia de nuestra Hermandad?

Hemos preparado una edición sobre la Historia de nuestra Hermandad para que puedas descargar, visualizar e imprimir.

PIEDAD

La Hermandad del Santo Crucifijo de la Piedad se fundó en 1616, con una imagen del Señor Crucificado que recibía culto en la Capilla del Dulce Nombre de Jesucristo en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora Prado, actual Catedral.

1911GRANDELa imagen del Crucificado era obra del mismo escultor del Retablo Mayor de la Catedral, Giraldo de Merlo,  que la creó para coronar el mismo, pero resultó pequeño para esa altura, donándolo la parroquia a la cofradía para su fundación el mismo año que se terminó el retablo catedralicio en 1616.

Se redactaron ordenanzas que aprobó el Arzobispo de Toledo Bernardo de Sandoval y Rojas, las cuales constaban de 19 puntos, que decían lo siguiente: la hermandad sólo podía tener 27 hermanos, 24 para alumbrar, un prioste y dos mayordomos.

Cuando se recibía un hermano tenía que pagar un hacha de seis libras de cera y dos reales de limosna, comprometiéndose a cumplir las ordenanzas, si no, se le podía dar de baja. A la muerte del hermano, el hijo mayor de éste heredaba su puesto, pagando la mitad de cera.

Ocho días antes de la fiesta de la hermandad se debía convocar Cabildo, y el día de ésta, después de misa, que era el de San Mateo, se elegía Prioste para un año, Mayordomos y Escribano para las cuentas y demás bienes. Los Mayordomos y Prioste, cuando dejaban de ser oficiales se les guardaban la misma antigüedad en la procesión, renovando las hachas el prioste a su costa para el día de la fiesta y demás días necesarios del año.

La fiesta del Stmo. Cristo de la Piedad se celebraba el día de San Mateo, donde asistían todos los hermanos con las hachas. Se celebraban Vísperas encendiendo las hachas en el Cántico del Magníficat el día de la fiesta, durante la misa -en el Evangelio- y desde que se dice el Santus y hasta consumido el Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. Al término de la misa se organizaba una procesión con la imagen del Santísimo Cristo alrededor de la iglesia. Por estos actos, la hermandad daba 10 reales de limosna a los sacristanes para el arreglo del altar del Stmo. Cristo y demás tareas de la iglesia.

Los hermanos también tenían que acudir con doce hachas encendidas, cuando delante de la imagen del Crucificado se decía el Salmo Miserere. Y el Viernes Santo, salía el Cristo en la procesión del Dulce Nombre de Jesús con ocho hachas encendidas que portaban los hermanos delante de Él.

Los hermanos debían acompañar el entierro de cualquier hermano difunto o su mujer con 16 hachas encendidas. Si el que moría era un hijo de estos, sólo se debían encender 8 hachas, y si era un criado 4, oficiándose por cada hermano dos misas rezadas.

El prioste podía repartir una demanda para ayuda del aceite de la lámpara y cera en la ciudad en los días de fiesta. Las limosnas de dicha demanda se depositaban en un arca con dos llaves, teniendo una el prioste y otra el mayordomo más antiguo. Si ésta se usaba por necesidad, se apuntaba en el libro de la cofradía, presentes el prioste, mayordomos y escribano.

Por último, no se admitían personas en la cofradía que fueran hijosdalgos y privilegiadas. Si se recibían, debían pagar de entrada 12 reales y un hacha de cera de 6 libras, no pudiendo ocupar cargo alguno en la cofradía.

Desarrollo histórico

El retablo del Santo Cristo de la Piedad se talló en 1656 con los 1.500 reales que dejó en su testamento para dicho fin, el cordonero de Ciudad Real Bartolomé de Moro, quien también dejó dinero para adquirir la lámpara de plata que había de arder perpetuamente ante dicha imagen.

El Papa Inocencio XI, el 3 de diciembre de 1683, concedió indulgencias el Día de los Difuntos y en todos los días de su Octava, los lunes y viernes de cada semana durante siete años, por las celebraciones realizadas en el altar de Nuestro Señor Jesucristo de la Piedad, documento que se conserva en el Archivo Parroquial de Santa María del Prado con el número 1.

Nuevas constituciones se redactaron en 1727 al haberse perdido las de 1616, que fueron muy parecidas a las anteriores.

En las cuales aparece ya la túnica de bocací negro para acompañar al Cristo en procesión y no se hace referencia a la festividad del Cristo el día de San Mateo.

OrdenanzasGRANDELas nuevas constituciones las aprobó el Arzobispo de Toledo, Diego de Astorga y Céspedes. También el 21 de julio de este año, Juan Francisco Alonso Ximénez, Vicario Visitador General de Ciudad Real y Campo de Calatrava dispuso que la Hermandad del Cristo de la Piedad desfilara en duodécimo lugar en las precedencias, procesiones y otras funciones eclesiásticas. Por último, en este año de 1727, el 9 de noviembre el Papa Clemente XI reprodujo a favor del altar del Cristo de la Piedad el privilegio del Papa Inocencio XI de 1683.

En los últimos años del s. XIX y principios del XX la hermandad estaba casi extinguida, sólo al cuidado de José Gómez Alcázar, quien encargaba a sus servidores el sacarla a la calle para que figurase en la procesión del Viernes Santo por la tarde.

La hermandad se reorganizó en 1904 por un grupo de señores, siendo los primeros Hermanos Mayores José Gómez Alcázar y Leopoldo Acosta. Por esta época se tallaron unas nuevas andas al Cristo de gran mérito artístico por el artista local Joaquín García Coronado, por un precio de 2.000 pts., que regaló la cruz en la que descansaba el Cristo.

Se nombraron nuevos Hermanos Mayores de la hermandad en 1910 a Manuel Barenca y a Bernabé Coello, efectuándose la reforma consistente en la sustitución de las antiguas barras que sujetaban los extremos de la cruz, por unos gruesos cordones de oro de alto precio, fabricados expresamente en Madrid.

Hermano Mayor Perpetuo de la hermandad se nombró en 1912 a Ramón Medrano Rosales, y en 1916 se estrenó un estandarte pintado por el ciudadrealeño Ángel Andrade Blázquez, entonces Hermano Mayor.

Ocupando el cargo de Hermano Mayor en los años 1929-30, Félix G. Santiago Ibarrola se cambió el alumbrado del paso y se adquirieron tres banderas que abrían la procesión. En 1933 era Hermano Mayor Juan de la Cruz Espadas y Bermúdez, y los señores Félix G. Santiago Ibarrola y Antonio López, miembros de su Junta Directiva.

La hermandad procesionó por última vez antes de la Guerra Civil Española en 1935, y al inicio de ésta en julio de 1936 fue destruida completamente la imagen titular de la hermandad y expoliado casi todo el patrimonio.

1935GRANDESe reorganizó de nuevo en 1939 a cargo de Juan de la Cruz Espadas, y sólo se salvó de la guerra el estandarte de Andrade y las tres banderas que abrían el cortejo procesional.

En 1941, ocupando el cargo de Hermano Mayor Daniel García Santiago Ibarrola, volvió a desfilar la hermandad la noche del Viernes Santo con un nuevo titular de autor anónimo adquirido a Antonio Lorenzo García Coronado, que fue quien restauró la policromía a su gusto artístico.

Ocupando la presidencia Rafael Ayala, Hermano Mayor Ángel López Salazar, Consiliario el M.I. Aurelio Gómez Rico (beneficiado), Tesorero Manuel González, Secretario Lorenzo Martín y Vocales Alfonso Navarro y José Jiménez, en julio de 1946 se redactaron nuevos Estatutos, que fueron aprobados por el octavo Obispo-Prior Emeterio Echeverría Barrena. También se acordó el 12 de julio de este año el cambio de la imagen del titular de la hermandad nombrándose una Comisión para este tema, formada por Ángel López López-Salazar y Manuel González Díaz, que se trasladaron a Sevilla e hicieron gestiones para la adquisición de una nueva imagen de Cristo y unas andas. Puestos al habla dichos señores con el ilustre imaginero y Director de la Escuela de Imaginería Sevillana Antonio Castillo Lastrucci, llegaron a un acuerdo firmando contrato el 12 de noviembre de 1946, por valor de 35.000 pts., 13.000 pts. la imagen del crucificado, y 22.000 pts. el paso.

La nueva imagen del Cristo de la Piedad llegó a Ciudad Real el Viernes de Dolores del año 1947, gracias a la ayuda del entonces Gobernador Civil, Jacobo Roldan Losada, que solucionó el transporte de la imagen y las andas de Sevilla a Ciudad Real. Procesionó por primera vez el Viernes Santo de ese año.

En la Junta General Extraordinaria celebrada por la hermandad el 8 de junio de 1947, se acordó entre otras cosas lo siguiente:

  • Nombrar Hermano Mayor Honorario Perpetuo a Ángel López López-Salazar y realizar un voto de gracia a Manuel González Díaz, por su labor realizada para la compra del Titular y andas.
  • Nombrar Camarera Vitalicia a Dolores López López-Salazar, donando ésta unas potencias y cantoneras de plata de ley bañadas en oro.
  • Donar la imagen adquirida a Coronado a la Catedral colocándose en el Calvario del Retablo Mayor Catedralicio.

La imagen del Cristo fue puesta al culto en una pequeña capilla junto al Altar Mayor, en el lado del Evangelio, donde se encuentra el acceso a la escalera del Camarín de la Virgen del Prado, capilla que fue construida por cuenta de la cofradía.

Las obras duraron tres años y medio, finalizando el 15 de marzo de 1951, siendo necesario para hacer las obras, y con autorización del Cabildo Prioral, trasladar la imagen del crucificado a la casa particular del presidente en donde estuvo colocado en el patio central adornado con damascos rojos. Se dotó la capilla de apliques y lámparas del artífice toledano Julio Pascual, procedentes del Palacio Prioral.

En un verdadero empeño de la hermandad en dar culto a su titular en el Santísimo, se llegó al acuerdo con el Presidente de la Adoración Nocturna Española de establecer turno décimo de la Sección bajo la advocación del Santísimo Cristo de la Piedad y San Ignacio de Loyola, inaugurándose dicho turno el 18 de abril de 1951 en la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol.LorenzoGRANDE

Durante los años comprendidos entre 1947 y 1962, el paso fue portado a hombros por 48 costaleros asalariados que hacían dos relevos, uno de ellos en la Plaza de las Concepcionistas Franciscanas. Capataces del paso durante este periodo fueron «Capiro», Carmelo de Gracia y José Ballesteros, carpintero de la fábrica de harinas de Alarcos. En 1963 se le pusieron ruedas al paso, y en 1983 fue de nuevo portado a dos hombros.

En 1976 fue nombrado Hermano Mayor Pascual B. Sánchez Ruiz, quien permaneció en el cargo hasta su fallecimiento en el año 2001.

La hermandad celebró el 50 Aniversario de la traída de la actual imagen titular en 1997 con una serie de actos, entre los cuales destacó una conferencia del escultor sevillano Jesús Méndez Lastrucci, Concierto de Música v la salida del Santísimo Cristo de la Piedad en su paso en el Vía Crucis del Lunes Santo de ese año.

En el 2000 se estrenó un nuevo estandarte que ha sido elaborado con un vestido de torear regalo del torero Víctor Puerto. También este año se bordó el escudo de la Hermandad en los faldones, en los talleres de García y Poo de Sevilla.

En 2004 se restauró la imagen por el sevillano Juan Manuel Miñarro López. Se realizó un nuevo cajillo para la cruz, clavos de forja y restaurado los faldones del paso.

En 2006 estrenó faroles de cruz de guía, varitas para niños y varas para los gallardetes y estandarte de las cuatro órdenes militares en metal plateado de la orfebrería de Ramón Orovio de la Torre de Torralba de Ctva. (Ciudad Real).

Paso

A lo largo de la historia, la hermandad ha tenido tres titulares. El primero con el que se fundó la hermandad era obra de Giraldo de Merlo, de 1616 que fue concebido para coronar el Retablo Mayor de la Catedral; no tenía concluida la espalda y los brazos, al ser destinado a este fin. Llevaba cruz plana que fue cambiada a principios del s. XX por una que talló Joaquín García Coronado. Ocupando el cargo de Hermano Mayor Ángel Andrade, en 1919 se realizaron los trabajos consistentes en poner espalda a la imagen y terminar los brazos, así como la policromía de estas anatomizaciones, por el Director de la Escuela de Artes y Oficios, eminente tallista y escultor Tomás Arguello y el mismo Hermano Mayor que cobraron sólo los materiales empleados.

Años 50Según el Catálogo Monumental de Portuondo la imagen era de bien entendida expresión ascética, con anatomía y maceración debidas sin violentas exageraciones y bien estudiado el cuerpo bellamente trazado en sus líneas y actitud, con la cabeza inclinada. Se decía que era de piedra y era portado en una andas a un hombro por fuera talladas por Joaquín García Coronado.

La imagen recibía culto en un retablo en la nave de la Catedral, entre la puerta de acceso al antiguo tesoro y la puerta de la antigua sacristía. Este, según Ramírez de Arellano en su obra «Alrededor de la Virgen del Prado-», era de muy fea arquitectura.

El paso del Cristo era trasladado desde 1875 -cuando se creó el Obispado Priorato- hasta los años 10 a la Parroquia de la Merced los días previos en procesión, tras recorrer las calles Prado, Feria y Toledo, colocándolo en el presbiterio donde permanecía hasta el Viernes Santo, cuando salía en la procesión del Santo Entierro, tras la Hermandad de la Enclavación.

En domingos y festivos hasta 1936 fue famosa la misa de las doce que se decía ante el Cristo en su retablo de la nave catedralicia, oficiándose ante Él la última el domingo 19 de julio de 1936. La imagen fue destruida en ese mismo mes al inicio de la Guerra Civil Española.

El segundo titular de la hermandad fue adquirido en 1940 al escultor ciudadrealeño Antonio L. García Coronado, que no era su autor propiamente, porque era obra de antigüedad y mérito. Actuó como titular de la hermandad hasta 1947, año en que fue donado a la Catedral. Desde entonces preside el Retablo Mayor, obra de Giraldo de Merlo.

El actual titular de la hermandad, y tercero de su historia, lo talló en 1947 el escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci, autor también de las andas que se adquirieron también ese mismo año. Estas son de estilo barroco, con respiraderos, maniguetas, canastilla tallada en madera en cuyos ángulos figuran los cuatro evangelistas en tamaño pequeño y cuatro candelabros de guardabrisas de siete luces cada uno. Todo el conjunto está dorado en pan de oro.

La imagen fue bendecida el 31 de marzo de 1947 (Lunes Santo) por el Obispo-Prior Emeterio Echeverría y Barrena. Al acto asistieron el Gobernador Civil de la provincia y Jefe Provincial del Movimiento, Jacobo Roldan Losada.

El trono se compró gracias a los donativos del Gobernador Civil, la Comisión Permanente de Semana Santa y la hermandad.

Se completa el paso con faldones, que llevan broches bordados en oro, y el escudo de la hermandad en el faldón delantero, obra de los talleres de García y Poo, de Sevilla. Es portado por 29 costaleros.

La imagen titular de la hermandad es de un crucificado ya muerto, con potencias y cantoneras de plata de ley bañadas en oro, regalo de la Camarera Dolores López de Ayala en 1947, labradas por los ciudadrealeños Fernando Pastor García y su hijo Andrés Pastor Peña. El Cristo tiene la firma de su autor en la espalda, y dentro de uno de sus pies un pergamino con la firma del escultor y los hermanos que intervinieron en el proceso de ejecución y gestión del Cristo.

Ha sido restaurado varias veces; la última en 1998 por el sevillano Jesús Méndez Lastrucci, quien también talló una nueva cruz para el Cristo. Recibe actualmente culto en la Capilla Penitencial de la Catedral, pero hasta la restauración de la misma lo recibía en una capilla anexa al Altar Mayor y a la escalera de acceso al Camarín de la Virgen del Prado, donde todos los primeros viernes del mes, por la tarde, se hacía un ejercicio religioso en el que se rezaban las Cinco Llagas y Vía Crucis especial para él, que terminaba con Solemne Besapiés.