En 1616, con una imagen de Cristo en la Cruz, del escultor Giraldo de Merlo, que recibía culto en la capilla del Dulce Nombre de la entonces Parroquia de Santa María del Prado, actual Catedral Prioral, se funda la Hermandad del Santo Crucifijo de la Piedad. Las primeras Ordenanzas de la misma fueron aprobadas por el Arzobispo de Toledo don Bernardo de Rojas y Sandoval.

Como es propio de una celebración de este calibre, los actos previstos se sustentan en un triple ámbito de actuación, que son el culto, el ejercicio de la caridad, y la formación. Todo ello desde una revisión lenta de las distintas líneas de actuación a seguir, una reflexión sincera de la necesidad de cada uno de los actos y un estudio detenido de lo que la sociedad demanda, centrando las principales fuentes de ingreso en la sustentación de la obra social que, como signo solidario de este Centenario pretendemos realizar. A esto habría que añadirle el impulso a la vida cristiana de los miembros de la Hermandad, caracterizada por los Sacramentos.

No podemos olvidar tampoco, que el próximo año 2016 la Iglesia Universal se encontrará celebrando el Año Santo de la Misericordia, convocado por S. Santidad el Papa Francisco, mediante la Bula Misericordiae Vultus, y atendiendo a esta extraordinaria circunstancia hemos intentado adecuar este proyecto al espíritu y actos que la Iglesia nos regala para este Jubileo.

Un aniversario en comunión con la celebración de la Iglesia Universal, pensado para nuestros hermanos e incrementando la vida social y religiosa de nuestra ciudad.